Limpieza bucal.

Cuidado, prevención y diagnóstico precoz.

En la promoción de la salud motivamos el papel activo del paciente, que deberá preocuparse por mantener una higiene bucodental óptima. En nuestra clínica la salud oral y la motivación del paciente para conseguirla,  es uno de nuestros principales objetivos, ya que sabemos que la prevención y el diagnóstico precoz son la base para evitar futuras enfermedades y problemas bucodentales.

La odontología preventiva, es la rama de la odontología que se encarga del estudio y conocimiento del medio bucal y sus intervenciones microbiológicas inmunológicas en la prevención de enfermedades. Se basa en prevenir o evitar la aparición de diferentes enfermedades, o a lo sumo, disminuir el grado de malignidad o destrucción de las estructuras bucodentarías en el caso que aparezcan.

Si conocemos las causas de las enfermedades de la boca podemos evitarlas, aunque este muy extendido el concepto fatalista de pensar en el desgaste de nuestros dientes como parte de un proceso natural de degeneración el que cada cierto tiempo se dañen los dientes y correr al dentista para que lo solucione, entonces el dentista jugaría un papel pasivo en esta situación , ya que si actuáramos sobre las causas responsables de este proceso estamos no solo corrigiendo algunos defectos sino más bien curando una enfermedad.

Los beneficios serán mayores cuanto antes pongamos en marcha un programa preventivo o más rápidamente detectemos la enfermedad. La odontologia preventiva tiene como finalidad interponer barreras que interfieran en el desarrollo de las enfermedades bucodentales.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Limpieza bucal.

Uno de los tratamientos básicos pero a la vez más importantes es la limpieza dental del sarro bucal, primordial para conseguir una salud oral adecuada.

La limpieza dental consiste en la eliminación de alimentos y del cálculo (“sarro”) por encima de la encía (supragingival) como por debajo de la misma (subgingival) y es la primera mediada para restablecer la salud de la encía. Los reservorios de bacterias que son las causantes de la enfermedad son suprimidos ya que el sarro, una vez formado, no es posible eliminarlo con el cepillo de dientes, sólo son eficaces las técnicas de especialista.

La limpieza se hace con un aparato de ultrasonidos y/o curetas. El ultrasonido logra que las vibraciones despeguen el “sarro” del diente sin lesionarle. Las curetas logran el mismo objetivo pero de un forma manual.

Es una técnica sencilla y sin riesgos, pero como todo, hay que hacerlo adecuadamente, por eso es importante aclarar, que las limpiezas deben ser tratamientos a los que hay que dedicar tiempo y darle la importancia que merecen.

En la consulta empleamos distintas técnicas para lograr una máxima efectividad y no producir dolor. Pero si el paciente lo desea, se hacer con anestesia.

¿Más información? Contacta con nosotros.

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar